Nadie quiere hacerse responsable de cuanto azúcar digiere cada día. Pocos saben su nivel de glucosa en sangre. Lo adecuando es tener entre 60-90 o 70-90, según los laboratorios. Si pasamos los 90 entraremos en la franja o zona de prediabéticos.Aquí es donde reside 1/3 de la población. El azúcar tal y como lo expondré en mi libro, trae consigo la mayoría de enfermedades del siglo 21. Os voy a poner 10 ejemplos por ejemplo para que veáis los problemas que puede contraer la excesiva ingesta de azúcar procesada.

  • El azúcar puede dañar la vista.
  • El azúcar contribuye a la obesidad.
  • El azúcar puede interferir en la absorción de la proteína.
  • El azúcar puede contribuir a la osteoporosis.
  • El azúcar puede deteriorar la estructura del ADN.
  • El azúcar puede envejecer la piel, cambiando la estructura del colágeno.
  • El azúcar causa alergias alimenticias.
  • El consumo de azúcar es más alto en gente con Parkinson
  • El azúcar puede hacer que los tendones se debiliten
  • EL azúcar puede causar inestabilidad emocional

Ahora bien, ¿quieres seguir consumiendo excesivo azúcar procesado? ¿quieres quedarte ciego? ¿ser obeso? ¿tener una piel mayor? ¿y tener grabes pérdidas de memoria?
Yo comenzaría a tomarme un poquito más en serio mi salud si fuera tú.

Las grandes empresas buscan mediante la gratificación instantánea llenarnos de productos tóxicos nuestra vida intentando evadirnos de la realidad con productos artificiales. Sí, está claro que estimulan las 4 hormonas de la felicidad por unos breves momentos, pero esto trae consigo conclusiones nefastas a largo plazo. Y es que tenemos sólo una vida como para desaprovecharla. Viviremos de los 50 a los 100 tal y como nos hemos cuidado de los 0 a los 50 años de edad.

Y es que la ingesta de estos alimentos nocivos traerá mucha desgracia y tristeza sus familias. Se perderá mucho dinero en médicos, y en productos de farmacia. Se perderá mucho tiempo y esfuerzo por parte de las familias en cuidar a sus seres queridos que envenenaron sus cuerpos sin ser conscientes de lo que hacían. Además, traerán consigo también muchísimo sufrimiento que podría ser curado sólo con leer más y ser más conscientes de lo que nos metemos en el cuerpo.

Al fin y al cabo, teniendo una mejor educación durante sus etapas de formación.

Sé perfectamente de lo que hablo. Yo mismo lo he sufrido en mi familia con la diabetes de mi madre. Malos hábitos llevan a objetivos y conclusiones nefastas. Por eso, por favor evita en todo lo que puedas alimentos nocivos para tu cuerpo que llevan azucares procesados.

Por favor, empieza por quererte cada día un poquito más. Toda ingesta de glucosa debería de venir de la fruta y de los carbohidratos no refinados como son la patata, las legumbres o el arroz integral. La sal, harina y levaduras artificiales se deben de evitar por completo.

Otra de las substancias de que debes de evitar por completo y que estás deteriorando tu salud silenciosamente es tomar sal artificial en demasía.

Hoy en día, se añade sal a todos los alimentos que ingieres. Cuando sales a comer, todos los platos llevan ya la sal incorporada. No obstante, los alimentos ya poseen sodio, por lo que el hecho de añadir más sal a la comida no va a traer beneficios para tu organismo, más bien todo lo contrario. La sal estimula el sistema nervioso simpático y las glándulas suprarrenales hasta el punto de la excitación. Por este motivo, entra en la categoría de los denominados alimentos de estrés. A continuación, te explicaré algunas de las desventajas que conlleva consumir más sal de la que tu cuerpo necesita.

Según la Organización Mundial de la Salud, una ingesta excesiva de sal produce hipertensión arterial, la cual constituye una de las primeras causas de problemas cardiovasculares, ya que obstruye la circulación de la sangre en el corazón y en los riñones.

La sal es la primera causa de Ictus, creando hemorragias cerebrales que provocan un tercio de los fallecimientos por enfermedades circulatorias.

Además, produce insuficiencia cardiaca e infartos, ya que el corazón se vuelve incapaz de bombear la sangre con la fuerza necesaria. Como ya te he comentado, también dificulta el funcionamiento de los riñones, disminuyendo la capacidad de filtración y creando aún más hipertensión, así como dolores de cabeza.

De la misma manera, al eliminar el sodio de tu cuerpo, también se elimina una cantidad de calcio con altos niveles de sal.

Por último, se ha comprobado que la sal empeora el asma y favorece el sobrepeso, pues te hace sentir más sed y te impulsa a beber bebidas azucaradas para calmar esa sensación.

A continuación, te ofrezco tres consejos para evitar el consumo excesivo de sal:

  1. El primero es que empieces a concienciarte de que los alimentos ya poseen la cantidad adecuada de sodio que tu organismo necesita para funcionar correctamente.
  2. El segundo es que recurras a las especias para evitar el uso excesivo de sal.
  3. El tercero y último es que comiences a cocinar al vapor.

De esta manera, los alimentos mantendrán el nivel de sodio adecuado para tu organismo.

La Organización Mundial de la Salud recomienda un máximo de 5 g de sal al día.

Este condimento también está relacionado con ciertas enfermedades gástricas. Por ejemplo, de acuerdo con los expertos de la University of the Healt Sciences de Norteamérica, la sal acelera la acción de la bacteria Helicobacter pylori.

Yo, en el momento en que eliminé la sal de mi vida comencé a controlar el agua que ingería, ya que mi cuerpo dejó de retener líquido. Por lo tanto, quiero que inmediatamente evites la sal en tu dieta.

En el momento que seas capaz de controlar qué es lo que ingieres, serás capaz de tomar mejores decisiones ya que no tendrás que depender del estado de tu alimentación.

Serás una persona imparable.